jueves, 22 de mayo de 2008

Conversaciones inventadas III - El opositor primera parte

Ya he hecho algún post con conversaciones inventadas como aquella de nos enseñaba a librarnos de un marrón del jefe, o aquélla otra que nos hablaba del chivato. En esta ocasión presento a un opositor en paro que se presenta en la secretaría de una Universidad para preguntar sobre la corrección de un examen de una bolsa de trabajo. El opositor se presenta con un Kalashnikov y dos cananas de balas que se cruzan en su pecho ante la ventanilla de la secretaría y es atendida por una señora:

  • Opositor: Buenos días
  • Administrativa: Buenos días, ¿qué se le ofrece?
  • O: Quería saber cuándo van a corregir los exámenes de la bolsa de trabajo del pasado domingo.
  • A: Pues no lo sabemos mire usted.
  • O: Es que me corre prisa saber la nota.
  • A: Pero es que estamos muy agobiados de trabajo, ya sabe.
  • O: Ya comprendo, pero es que si no empiezan ya, creo que voy a hacer una masacre de sangre en este mismo instante.
  • A: Espere un segundo que le pregunto a la jefa de la secretaría.
  • O: Gracias, es muy amable. ¿Espero en la ventanilla o me siento en la silla?
  • A: Siéntese, no tiene sentido que espere de pie.
  • O: Gracias.

El opositor se sienta en una silla con el Kalashnikov y las cananas mientras espera a la jefa de la secretaría. A los dos minutos aparece y se acerca hacia él. Le apunta con el arma.
  • Jefa: Buenos días
  • Opositor: Buenos días.
  • J: Me han comentado que está muy interesado en saber las notas de examen de la bolsa de trabajo del pasado domingo, por tema de una masacre caníbal o algo así.
  • O: Sí, más o menos. Me corre prisa saberlas, pero la masacre no sería caníbal, sería una masacre a secas, con muchos tiros, como esas de los Institutos de Estados Unidos.
  • J: Pues es que no sabemos nada sobre los exámenes, eso creo que es función de decanato. Si quiere usted ir a decanato está en la segunda planta.
  • O: Pues gracias por la atención. Ahora mismo voy para allá.
  • J: Suba por las escaleras de la derecha y pregunte al Auxiliar de Control.
  • O: Gracias, hasta luego.
  • J: De nada, un placer. Adiós.

Pronto la segunda entrega de la conversación.

Entradas relacionadas



1 comentario:

iosu dijo...

¿Las kananas son puro fetiche, son ornamento o son rekurso narrativo? No me keda klaro.